3.5.08

Las Asociaciones de Vecinos se movilizan contra las antenas

La Federación Local de Asociaciones de Vecinos ha organizado un acto informativo para informar acerca de los efectos de las antenas de telefonía movil. Un asunto espinoso, porque los intereses económicos se superponen a la salud pública y la información que manejan las compañías telefónicas contrastan con lo que cuentan vecinos y especialistas en las zonas de alta incidencia de radiación.
El miércoles 7 de mayo a las 19:00 en el Egaleo. A ver qué nos cuentan.

PD: Gracias al primer anónimo por el aviso. El remitente del mail que me convocaba al acto ha ocasionado mi confusión. Corregido queda.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

No te enteras ni del NO-DO, no es la asociación Leganés Norte, es la Federación de Asociación. A ver si contrastamos las informaciones, macho, que te estás quedando muy atrás.

Asociación de Vecinos Nueva Fortuna dijo...

DE MÓVILES Y MÓVILES
Usted seguramente tiene un móvil.
Un teléfono móvil.
A estas alturas de la historia, ni quiere escuchar que es peligroso ni sabría qué hacer con esa información. No sólo tiene un móvil en forma de aparato sino un móvil en el otro sentido de la palabra móvil: un motivo, una razón para dejar las cosas como están. (Una forma de moverse es esta de seguir la misma dirección que se traía).

Seguramente usted, como yo misma, ha escuchado interesada o desinteresadamente la cuestión de las antenas de telefonía móvil. Y, si ha escarbado un poco, se ha encontrado con una conclusión: que ésta no existe. Después de bucear entre artículos de opinión, resúmenes divulgativos de informes científicos, noticias de periódicos y recomendaciones de algunas organizaciones no gubernamentales de carácter altruista, ésta es mi convicción: que no podría dar nada por seguro. Por eso estoy en contra.

Por ejemplo, ahí tienen el informe Reflex, del año 2004, financiado mayoritariamente por la UE y realizado por 12 grupos de investigación de siete países europeos. Este informe señala que las ondas de radio procedentes de los teléfonos móviles producen daños genéticos y celulares en los trabajos de laboratorio y recomiendan la realización de estudios adicionales para poder llegar a conclusiones definitivas.

Nunca se ha investigado, y en esta falta de estudios oficiales sobre efectos no térmicos de las ondas que emiten aparatos y antenas de telefonía móvil, se basan las legislaciones nacionales y la propia industria (que, por cierto, mueve más de 100.000 millones de dólares cada año), los unos para no legislar en contra, la otra para avanzar sobre los tejados de nuestros edificios. El grito que parece unir a casi todos los gobiernos y a todos los empresarios del sector es siempre el mismo: que no existe ninguna prueba definitiva de los supuestos efectos dañinos para la salud en caso de exposición a la radiación electromagnética que desprenden las antenas.

Sin embargo, el Parlamento Europeo publicó un documento allá por el año 2001 en el que se señalaba, entre otras cosas, que la legislación vigente en los países europeos establecía normas de seguridad por debajo de lo realmente seguro y que la toxicidad de las microondas sobre los genes no puede ser excluida.

Por su parte un número cada vez más importante de estudios y declaraciones de carácter médico y científico, coinciden en hablar de vértigos, mareos, problemas de la piel, insomnios, irritabilidad, aumento del número de casos de cáncer...

De hecho, existe un nuevo síndrome: el “síndrome de las microondas”, caracterizado por fatiga, cefaleas, insomnio, impotencia, palpitaciones, alteraciones de la tensión arterial y problemas cutáneos. Y, al parecer, muchas compañías de seguros excluyen de sus pólizas de responsabilidad civil los daños o gastos de cualquier naturaleza que hayan sido causados directa o indirectamente por los campos electromagnéticos.
Si escuchan bien, hablan los entendidos de los mismos males que la gente de a pie que se ha lanzado a la calle, a los despachos de quienes gobiernan y a la prensa, a denunciar los daños de que se sienten víctimas a causa de las antenas que los bloques vecinos han ido situando en los tejados.

Tres cosas tengo claras después de todo esto .
Una, que sólo la duda de estar causando enfermedad y muerte es un motivo suficiente para evitar la causa por mucho que no existan conclusiones definitivas.
Dos, que lo que sí que existe con absoluta seguridad, son los poderosos intereses económicos que podrían estar actuando para impedir que la verdad se abra camino. (Recuerden ustedes el caso, por ejemplo del tabaco que estuvo durante muchos años en esta misma situación de aquí no pasa nada).
Tres, que debemos y podemos pararlo.

Esta vez es a nosotros, a nosotras, a quien le toca decidir si les damos permiso.

Otro cantar es dar la marcha atrás y deshacer lo hecho.
Pero incluso eso tenemos que intentarlo.
A usted, a mí, a quienes viven aquí enfrente y nos saludan cada día, le pueden estar yendo la vida o la salud en ello.
María

Jorge dijo...

Me parece muy mal que se "satanice" este tema de las antenas de móviles. Está más que demostrado por estudiosos de la materia que son mucho más nocivas las ondas emitidas por antenas de radio, por la frecuencia en la que emiten.
Además de estos datos, que cada cual se encargará de interpretar como mejor le convenga, cabe recordar también lo nocivo que es el humo del tabaco o las emisiones causadas por el uso de vehículos a motor.
Obviamente, y sin querer pecar de demagogo, es muy sencillo llevarnos las manos a la cabeza por unas antenitas cuya nocividad está aún por demostrar mientras que disfrutamos de nuestro vehículo y nos fumamos 20 cigarrillos al día. Seguramente estod dos últimos hábitos no nos acarreen tanto mal como la emisión de ondas de las antenas para móviles.
Un saludo.

ñoño dijo...

En lo de las antenas hay mucha doble moral, porque nadie quiere tenerlas cerca pero luego si no tenemos cobertura nos quejamos. Lo único que sí es importante es que no nos las coloquen al lado de los colegios.

Anónimo dijo...

No están de más las precauciones con las antenas, procurando alejarlas de las personas. Siempre se ha hablado de los efectos nocivos de una exposición excesiva a los campos electromagnéticos, incluso de la pantalla de la televisión. Probablemente, en los casos de cáncer que se relacionan con las antenas además influyan otros factores, pero si se pueden instalar las antenas fuera de los núcleos de población, evitando los riesgos para las personas, será mucho mejor.

Manu, the java real machine dijo...

Por las frecuencias en que emiten, no debería haber riesgo alguno para la salud...

Pero no está de más que se investigue en aquellos lugares donde el número de casos de cancer es anormal, sin descartar otros posibles factores...

Y por supuesto, que se compruebe que el mantenimiento de las antenas es el correcto.

Pero sin prejuzgar hasta no tener datos reales, porque como han comentado acertadamente algunos, también hay muchos otros factores nocivos que parecen más 'asumidos' por la población.

Anónimo dijo...

Aunque no esté del todo comprobada la causa, se ha observado un mayor número de enfermos de cáncer en las proximidades de las antenas, y aparece en personas que llevan años recibiendo las radiaciones. Puede que no sea la causa del cancer, pero sí un desencadenante en personas con cierta predisposición. Si existen sospechas de que existe relación de causa efecto entre las antenas y la aparición de cáncer, hay que preocuparse, en primer lugar, de que las antenas ya instaladas funcionen en condiciones óptimas, y de que las nuevas instalaciones se realicen en lugares no habitados.
Algunos dicen que las emisiones no son tan intensas como para tener efectos nocivos, pero nadie puede asegurar que una exposición constante y prolongada en el tiempo no tenga esos efectos a más largo plazo. Si se pueden extremar las medidas y evitar los riesgos, hay que exigir a los poderes públicos que se haga, porque las empresas de telecomunicaciones procurar abaratar los costes y, por esa razón, niegan que la proximidad de las antenas tenga efectos nocivos para la salud. Y también puede servir para obligar a las Empresas a hacer inversiones para mejorar la tecnología actual.

Anónimo dijo...

No os preocupéis, en la clínica que SUPUESTAMENTE vá a abrir la "amiga" de montoya en la Plaza mayor, os curarán todos los males producidos por las antenas.

Un buen masajito....y pa casa.

Anónimo dijo...

He leido El Pais de hoy y me ha quedado fuera de si con lo que dice el cronista de la villa e"historiador" cuando dice que no poseis ornamentos ni imagenes de valor.
En primer lugar deberian quitarle el titulo de "historiador" si es que lo tiene. En segundo lugar no puede ser cronista de la villa un personaje que ni se inmuta por la demolicion de una construccion religiosa del sigli XVI y se dedica a decir que no tenia ornamentos de valor.Por lo tanto tampoco se merece tener ese titulo.

¿Como es posible que diga a la prensa esas barbaridades?. Y el valor intrinseco de esa construccion, no es motivo de deleite para ese "cronista villano"
En fin para que hablar. Por la boca muere el pez y las declaraciones de este personaje son imborrables para la posteridad y para su futuro credito historico de lo que vuelva e escribir sobre la historia de la ciudad

Anónimo dijo...

Pero colegas, si el "historiador" está trabajando a dedo con un sueldo estupendo en Legacom. ¿Cómo no va a quitar hierro a la cagada de sus jefes, de los que le pagan? Por cierto, será historiador, pero no es periodista pese a estar en Legacom-La Plaza como tal.
Investígalo y cuéntalo, Willis, no seas corporativista.

Anónimo dijo...

Menudo lameculos está hecho el que se autodenomina historiador y cronista de la villa, que cara dura.

Fdo: El Rey de españa (por ejemplo)

Anónimo dijo...

En el blog de montoya no te publican los mensajes, y encima, para 4 que ponen, los escribe manuel campos, su cancer oficial

Anónimo dijo...

En el enlace que os dejo aparece una entrevista al alcalde de Leganés de lo más interesante.

http://www.eldigitaldemadrid.es/content/view/590/48/

Anónimo dijo...

HABLEMOS DEL CONVENIO CON EL C.D. LEGANES.

Lo que no se ha explicado aún.

Este convenio viene precedido de importantes ayudas al Leganés en los últimos meses:
• Instalación de hierba en el Estadio.
• Instalación de hierba artificial en el campo anexo.
El coste de estas actuaciones es en torno a 1.200.000 euros (200 millones de las antiguas pesetas).
• Se le ha permitido hacer actos lucrativos en el estadio.
Aparte de otros fallidos como Festival DJs o el Festimad.


El equipo de gobierno local nos vende el convenio con un elemento estrella, que se ha creado una Comisión de Seguimiento del convenio; comisión que ya existía en convenios anteriores.


Qué le da o facilita el ayuntamiento:

1. El uso del Estadio y del campo anexo en exclusividad.
2. El Lega podrá colocar vallas publicitarias de hasta 5 metros de altura y colocar placas solares. Todo ello le reportará importantes ingresos al club.
3. La explotación de toda la publicidad: interior y exterior.
4. El ayuntamiento va a vallar todo el recinto de aparcamiento exterior y colocará 9 puertas. Es decir, se privatiza el espacio exterior y se pone a disposición exclusiva del club.
5. Vamos a contribuir al cuidado del césped de juego (hasta ahora no había sido así).
6. Pagaremos todos los suministros: agua, gas, luz, etc.
7. En cuanto al campo anexo se podrá utilizar, en horarios libres, para entrenamientos y partidos de los equipos locales, una vez cubierta la programación y entrenamientos y partidos del C.D. Leganés SAD. O sea los equipos locales nunca podrán jugar porque siempre lo tendrá el Lega.
8. Subvención de 600.000 euros al año justificados por entradas y el trofeo Villa de Leganés, esto era así en los convenios anteriores. Lo que cambia es la forma de pago al Lega para mejora la tesorería del club.
9. El Club podrá realizar cualquier tipo de evento lúdico, publicitario, comerciales, culturales o artísticos, de interés público o privado. Eventos para sacar dinero. Estos eventos siempre supondrán deterioro del césped. Claro que no importa, el Ayuntamiento siempre lo repondrá.

El Lega dice que pretende llegar a 600 deportistas en Leganés. Con la ayuda del dinero público, algo que ya le gustaría a cualquier club local. Además esto supondrá la total ocupación de las instalaciones de fútbol de la ciudad. ¿Qué haremos con el resto de más de 100 clubes de la ciudad?

Además esto significa que el Lega ganará más doblemente: por las cuotas que pagaran los niños que se inscriban en sus equipos y por el ayuntamiento.

Hay que decir que el ayuntamiento no trata así al resto de equipos de la localidad.

Se habla de otras contraprestaciones que no se recogen en el Convenio y que vendrán vía Fundación para el Deporte.


El convenio carece de una valoración económica para que pudiéramos saber cual es el coste para los ciudadanos de este convenio.

La pregunta debería ser ¿Qué nos da el C.D Leganés a cambio? Un equipo que no supone ninguna referencia para los ciudadanos y deportistas de la ciudad, ya que a sus partidos no asisten ni 500 personas. Tenemos un club de fútbol privado que no hace política deportiva en esta ciudad desde hace algunos años.

Este es el mejor ejemplo de apoyo al deporte base que nos tenía reservado el equipo de gobierno PSOE-IU

Anónimo dijo...

Yo soy un profesinal de la telefonía movil y quiero expresar mi opinión al respecto.
Aunque no está demostrado que la radiaciones electromagnéticas sean nocivas no viene mal ser precavidos.
El problema no es estar espuesto a las radiaciones pues todos los estamos en mayor o en menor medida. El problema radica en la potencia recibida y lógicamente cuanto más cerca más radiación. La proximidad a las antenas muchas veces no la podemos variar pero si se puede variar la potencia a la que radian.
Como contrapartida sería necesario instalar más antenas pero si la potencia de las mismas se ve reducida al final el posible efecto nocivo desaparece.
Tanto las Operadoras de Red como los Ayuntamientos deberían hacer esfuerzos por instalar microantenas en farolas, semáforos, que garanticen la cobertura y además minimizan la potencia radiada.