17.4.07

ULEG, primer partido en presentar su programa

Unión por Leganés presentó ayer las 200 propuestas que componen su programa electoral ante los medios de comunicación. Al margen del propio programa, que desgrana las ideas aportadas por el partido independiente a lo largo de los últimos cuatro años y hace especial incidencia en las políticas cercanas a las preocupaciones de los vecinos, el centro de atención estuvo en los posibles pactos de gobierno. Dado el resultado de las encuestas, es posible que ULEG tenga la llave de gobierno. Según Carlos Delgado, la principal condición de su partido para pactar sería la realización de una auditoría en el Ayuntamiento. La obsesión de Delgado por "levantar las alfombras" puede suponer un ejercicio de limpieza democrática, pero quizás levante reticencias en el resto de fuerzas políticas, acostumbradas a la falta de transparencia en la gestión política. ULEG comienza haciendo enemigos.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Esa frase de "levantar las alfombras" es de Felipe González, a su llegada al poder en el 82, y anunciaba también "auditorías de infarto" a la UCD. Los socialistas tomaron posesión de todos los ministerios y de aquellas auditorías de infarto nunca más se supo. Seguramente debajo de las alfombras no había gran cosa (o no se va dejando rastro de las irregularidades).
Más que revisar todo lo que se ha hecho en los cuatro últimos años, donde quizá aparezcan irregularidades administrativas ya inamovibles, me conformaría con que ULEG llegara al poder con el firme propósito de cambiar el comportamiento de políticos y funcionarios del Ayuntamiento: que la política se ponga al servicio de los intereses generales, que es su verdadero fin, no para beneficio de intereses particulares como hasta ahora se ha hecho, y ajustando la actividad administrativa a la legalidad.
Sólo con que ULEG hiciese cumplir las leyes en urbanismo, en la contratación de obras y servicios, y en el acceso a la función pública, ya hacía una auténtica revolución en el Ayuntamiento de Leganés.

pcs dijo...

ojala se hiciese esa auditoria pero como ha dicho el anterior compañero lo veo dificil. el PP cuando lelgo aznar al poder tambien lo iba a hacer, incluso sacar a la lus los papeles de los GAL. y nada. se pacta, se repacta y se vuelve a pactar y al final no sale a la luz por "el interes de proteger a la sociedad" osea como si fuesemos auntenticos menores de edad para entender la corrupcion pero no para votarles.

dudo que lo llegue a ver. y si fuese asi me sorprenderia muchisimo.

y como dice el anterior post me bastaria con la mejora en la gestion de obras y en el acceso a lo publico. mejora en el sentido de regeneracion democratica... esta expresion tambien usada por tantos otros y al final....

en fin. mucho excepticismo pero tambien muchas ganas de cambio. a ver que sale.

salu2

Anónimo dijo...

Hola:
Los votantes de Uleg tenemos diferentes ideologías. Pero nos une el deseo de tener en el Ayuntamiento personas honradas. Por eso es tan importante para nosotros la promesa de auditar la gestión de los últimos años.
Por último no comparar las promesas de Mister X con las de Carlos Delgado. Todavia existen muchas personas honradas.
Saludos.

Anónimo dijo...

Pese a que en los relevos en el poder siempre hay alguno que habla de hacer auditorías al equipo anterior, que yo sepa jamás se ha hecho ninguna, ni a nivel nacional, autonómico o local, y ya ha habido algunos cambios desde que se instauró la democracia. Creo que eso de "levantar las alfombras" no es más que una frase puramente retórica, de cara al electorado, pero sin contenido alguno, y que la mayor parte de los políticos ha abandonado por su inutilidad, pues el electorado ya no se la cree y hasta puede ser contraproducente.
El ajuste de cuentas con los anteriores gobernantes ya lo hacen los ciudadanos en las urnas, confirmándoles en el poder o retirándoles la confianza, y esa es la auditoría más importante. Cuando los votantes depositan la confianza en un partido le están encargando la gestión para los cuatro años siguientes, no para que revisen la gestión de los que le precedieron, proyectando su trabajo hacia el pasado. Por tanto, a los políticos que concurren a las elecciones les pediría un mayor compromiso hacia el futuro, dejando a un lado el revanchismo, pues de la auditoría a los anteriores ya se encargan los votantes el día de las elecciones. La mejor revisión de la actuación de los anteriores gobernantes que se puede hacer, no es desempolvando expedientes de los últimos cuatro años, sino trabajando de forma distinta, en interés del bien común, y marcando claramente las diferencias de comportamiento de unos y otros.
Si hay una actuación concreta irregular o delictiva de los anteriores gobernantes, que se exija la responsabilidad que corresponda a las personas implicadas; pero carece de sentido dedicar el tiempo a revisar todo lo que han hecho los anteriores sin saber exactamente lo que se busca. Salvo que constituyan delito, la mayor parte de los actos administrativos aunque fueran irregulares ya son inmodificables. Entonces, ¿para qué la auditoría?
La única forma de juzgar a los anteriores es trabajar mejor que ellos, demostrando así la honradez y eso es lo que tendría que hacer ULEG, y dejar de prometer auditorías inútiles.

Anónimo dijo...

Hombre, de momento ULEG hace lo que puede: proponer cosas para mejorar Leganés. A mí me da que sí serán capaces de acometer la auditoría. Ojalá haya suerte y se conviertan en llave de gobierno. Caiga quien caiga.

Anónimo dijo...

Como posibilidad, supongo que se podría hacer la auditoria, en cuanto que no hay ninguna ley que lo impida, pero ¿con qué fin?
¿Qué mejor auditoría que la que hacen los ciudadanos con el voto?
Hay que demostrar también que se sabe aprovechar el tiempo y el dinero en beneficio de los ciudadanos, no empleándolos en cosas inutiles.

Anónimo dijo...

En fin, cuando no se ofrece transparencia nos quejamos de que todo es oscuro y de que no se analiza nada, y cuando se pide control y auditorías nos quejamos de que es un engorro y que es inútil.
¡Qué difícil es contentar a la gente! Menos mal que no soy político

Anónimo dijo...

Pero la transparencia hay que exigirla en el momento, mientras se actúa, no hace falta demostrar a posteriori que los anteriores actuaron de forma opaca; eso ya se sabía.
Lo que piden los ciudadanos cuando cambian el voto es que los políticos nuevos actúen de otra forma, no que se dediquen a cargarse de razón demostrando lo mal que lo hacían los otros. Si los políticos anteriores han sido ya sancionados por los electores desalojándolos del poder ¿qué otra responsabilidad puede pedírseles a consecuencia de una auditoría?
No es por querer tapar nada, pero la representación que se recibe de los ciudadanos es para el presente y para el futuro. Es evidente que si hay actuaciones delictivas se podrían investigar y juzgar, salvo que estén prescritas, pero revisar todo lo que se ha hecho, a ciegas, por si salta la liebre, no me parece muy razonable, la verdad.

Anónimo dijo...

Existe mucho miedo a la propuesta de auditar el Ayuntamiento. ¿ Operación Malaya 2?
Toda aportación que ayude a la necesaria transparencia municipal es buena.
¡ULEG al Ayuntamiento!

Anónimo dijo...

Dudar de la utilidad de una auditoría no equivale a que se esté ante una Operación Malaya 2, hombre.
Como diría un catalán: ¿y eso quién lo paga?

j. dijo...

precisamente lo que se pretende con una auditoría es ver quién ha pagado (ya para qué) los desmanes de este nuestro ayuntamiento durante los últimos años. Yo lo veo bien, desde luego. Se nota el miedo...

Anónimo dijo...

j., no hace falta hacer auditorías para saber a quien ha beneficiado el urbanismo durante los mandatos de Ráez, está a la vista, sólo con comprobar a favor de quien se han hecho las modificaciones puntuales de los Planes Generales. Todo lo que se ha aprobado por el Ayuntamiento ha pasado por el Pleno, y las actas están colgadas en internet. Quién ha cobrado o cuánto, eso no se descubre en una auditoría. ¿Tú crees que levantan un acta con todas las conversaciones y los pagos, y se las dejan en un cajón para cuando llegue ULEG?
No sé si hay gente con miedo o no, pero la auditoría suena un poco a demagogia, porque hay que conocer el funcionamiento de cada organismo, y aunque ULEG se colocase en esa situación de que su concejal pudiera decidir el gobierno, no creo que los demás aceptasen revisar todo lo que se ha hecho por sistemas distintos a los previstos legalmente.

Anónimo dijo...

Pues quizás no haga amigos entre el resto de partidos... pero es que tampoco tiene porqué hacerlos...

Uleg parece entender que quienes mandan en Leganés son los vecinos, y no los ladrilleros y políticos sin escrúpulos...

Y si con este levantamiento de alfombras, consigue hacer limpia en el Ayto... bienvenida sea.

Al comentario anterior... cierto que en las actas está lo que se ha gastado... pero con una auditoria se puede comprobar si realmente se ha gastado el dinero en lo que se dice que se ha gastado...